Tabaquismo y embarazo

El tabaco influye negativamente en el embarazo des de mucho antes de la concepción y sus efectos pueden afectar al bebé tiempo después del nacimiento.

Fumar es uno de los factores que puede dificultar a una mujer joven a quedarse embarazada, aunque lleve tiempo intentándolo. El riesgo de infertilidad es un 60% más elevada en fumadoras que en no fumadoras y cuanto mayor es numero de cigarrillo fumados, mas se tarda en quedarse embarazada.

Esto no es solo problema de las mujeres, ya que tanto la calidad y el numero de espermatozoides en el semen de los hombres fumadores es inferior, reduciendo así las posibilidades de fecundar el óvulo. Es decir, cómo todo en una pareja, es cosa de dos ( sí, a ti también te toca dejar de fumar, no te libras)

Pero pese al tabaco, el embarazo es posible (fumar es un pésimo método anticonceptivo, ¡así que no lo intentes!). Pero una vez entramos en esta fase, la salud del feto y su desarrollo pueden verse afectados tanto si fuma la futura madre como su pareja o convivientes. ( Si eres el futuro abuelo, abuela o cualquiera que esté viviendo al lado de está chica que te esta enseñando esto… tampoco te libras… hay que dejar el cigarrillo).

Fumar durante el embarazo aumenta los riesgos de parto prematuro, bajo peso al nacer, muerte súbita durante la lactancia y hacer que la funcionalidad de los pulmones del pequeño esté reducida durante los primeros años de vida. Esto último provoca que si estos niños siguen expuestos al humo del tabaco después de nacer, sufran con más frecuencia enfermedades respiratorias como otitis, resfriados, amigdalitis, neumonías, gripes, bronquiolitis, bronquitis o asma.

Eso sí, si dejas de fumar durante el embarazo, sobretodo antes de la semana 15 se revierten estos riesgos para el feto. Pero una cosa, si lees este artículo cuando ya has pasado de esta semana no lanzes la toalla, porque si dejas de fumar antes de la semana 32 aún se observan beneficios.

En el caso que ambas partes de la pareja o que cualquier conviviente también fuméis os recomiendo que lo dejéis a la vez. Un estudio del 2019 que dejar de fumar en pareja aumenta hasta seis veces las posibilidades de que ambos lo consigan, ya que se ayudan y apoyan mutuamente durante todo el proceso. O sea que… ¡venga! Estáis delante de una ocasión única para conseguirlo. ¡Ánimos!

Por último, no quería acabar este artículo sin comentar uno de los grandes mitos de fumar en el embarazo que es:

“Más vale fumar uno o dos cigarrillos al día que sufrir la ansiedad por no fumar”

 

Esto es…

FALSO.

 

Cómo te acabo de comentar, fumar, aunque sea solo un cigarrillo al día es perjudicial tanto para que la madre se quede embarazada, para el feto y para el desarrollo del niño después del parto. En cambio, no hay ningún estudio que relacione el síndrome de abstinencia al tabaco con algún efecto negativo para el feto.

Si es tu caso, te recomiendo que pidas ayuda a algún profesional sanitario para que te ayude a llevarlo mejor y recuerda: El “mono” intenso por dejar de fumar dura normalmente como máximo de 10 a 12 días y va disminuyendo paulatinamente.

¿Entonces que?

¿Te animas a dejar de fumar?

Si quieres ayuda clica aquí

 

Bibliografia:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba